Publicado: 18 de Junio de 2019

publicitada en Rentalia pulse Aquí

Entre los términos municipales de Tavernes de la Valldigna, Xeraco y Gandia se conservan largas extensiones de arena fina, que son recursos vivos, con una configuración de dunas que garantizan la preservación de un patrimonio natural que se extiende más allá del litoral en forma de marjales y campos de naranjos que llegan hasta las montañas de La Safor con altitudes respetables como el Montdúver (843 m.), que se convierten en miradores de excepción.

Algunas poseen pasarelas de madera bajo las que se ha recuperado la vegetación y se han convertido en tranquilos espacios naturales en los que corretean aves o florecen extrañas pero muy valiosas variedades de plantas.

Son playas sin tantos servicios como las urbanas pero con más encanto, desde la parte más septentrional de Gandia y su continuación hacia Xeraco y Tavernes de la Valldigna que ofrecen magnificas posibilidades para el relax, la práctica de deportes náuticos y, en algunos casos, el naturismo.

También existen posibilidades para el senderismo en el entorno del cercano circo -geológico, que no glaciar- de la Safor, monumentos excepcionales como el Real Monasterio de Santa María de la Valldigna o el Monasterio gótico-mudéjar de Sant Jeroni de Cotalba.